martes, 29 de mayo de 2012

BLACK MIRROR


TÍTULO ORIGINAL     Black Mirror: The National Anthem (TV)
AÑO     2011
DURACIÓN    
40 min.
PAÍS    
Sección visual
[Reino Unido]
DIRECTOR     Otto Bathurst
GUIÓN     Charlie Brooker
MÚSICA     Stephen McKeon
FOTOGRAFÍA     Jake Polonsky
REPARTO     Rory Kinnear, Lindsay Duncan, Tom Goodman-Hill, Donald Sumpter, Lydia Wilson, Allen Leech, Anna Wilson-Jones


El Primer Ministro empezando a odiar el bacon
Pónganse en situación: Imaginen a nuestro amado Rajoy, que una buena mañana recibe una llamada de sus asesores diciéndole que tiene que ver un video que acaba de llegar. En ese video se ve a la infanta Elena frente a una cámara llorando mientras balbucea que está secuestrada y que será asesinada a las cuatro de la tarde, y que sólo lo podrá evitar el propio Rajoy si aparece en televisión follándose un gorrino en directo.

 
No me digan que no es una idea de lo más emocionante (salvo por lo de la infanta Elena, por la que seguramente ni Rajoy ni nadie se zumbaría a un gorrino para salvarla). Pues bien así arranca esta serie tan británica como Camilla Parker Bowles, pero más apañá que el pellejo ese (hoy me ha dado por las monarquías), con un ficticio Prime Minister puesto en esa tesitura de elegir, O la infanta o el gorrino.


Me gusta tanto OT que en lugar de paredes tengo teles.


Sólo consta de tres capítulos de 40 minutos cada uno, y entre sí no tienen nada que ver y son realizados por diferentes directores y actores y la temática cambia radicalmente de uno a otro.


 



En lineas generales tratan del poder que ha alcanzado hoy en día tanto la tecnología como internet, haciendo referencias a Youtube, Facebook, Operación Triunfo (American Idol)  y a avances (que no desvelaré) sorprendentes, así como la facilidad de jugar con las masas y la información.

Definición gráfica de "quedarse en blanco"

A mi el primer capítulo me ha resultado gratamente sorprendente, y los otros dos un poco más flojos, pero les aconsejo su visionado a aquellos amantes de las propuestas diferentes y novedosas, con un punto de riesgo y que tan bien se les da a los hijos de la Pérfida Albión (Ultimamente las series inglesas no tienen nada que envidiar a la ficción norteamericana con grandes productos como ésta o Sherlock)





5 comentarios:

  1. Pues a mí el que más me gustó fue el tres. Piensas todo el rato que el tío es un paranoico, pero no joder, al final tiene razón, y las escenas finales son absolutamente dramáticas con los rebobinados.

    El uno y el dos también molan. El primero pues por lo de follarse un cerdo que con lo morbosos que somos pues ya nos vale, y el segundo por el papelón que hace el protagonista (que por cierto es Thomas en la segunda generación de Skins).

    Una serie ultra-recomendable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta serie, así que, tras leer tu crítica, me he puesto a investigar sobre ella.

    Buena música la de hoy, sí, señor :P
    Un beso,

    Srta. Kokoro

    ResponderEliminar
  3. Al empezar a leer tu crítica pensaba que ibas a acabar con un vaya mierda de serie... pero no, parece que sorprende, no la conocía ni nada, pero me la apuntaré, que parece que promete xD
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. La palabra clave ha sido "tres capítulos" (ok, son dos palabras claves, me entiendes). Que lo mío no son las series pero con tres capítulos, por más 40 minutos que sea, no le voy a poner pega. Apuntadísima.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Nunca había oído hablar de ella...
    - Y sí, tienes razón que les harán en Disney, para que sus jóvenes promesas, se choquen en el más profundo abismo¿? Who knows...

    Un saludoOo enorme!!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.