domingo, 29 de abril de 2012

SUPER SIZE ME


 
TÍTULO ORIGINAL     Super Size Me
AÑO     2004
DURACIÓN    
100 min.
PAÍS     [Estados Unidos]
DIRECTOR     Morgan Spurlock
GUIÓN     Morgan Spurlock
MÚSICA     Steve Horowitz
FOTOGRAFÍA     Scott Ambrozy
REPARTO     Documentary, Morgan Spurlock



Morgan Spurlock pensó un día que podría intentar alimentarse durante todo un mes desayunando, comiendo y cenando sólo en McDonalds, y decidió grabarlo y enseñárnoslo en un bonito documental.

Las consecuencias son tremendas, todos sabemos que no es una comida sana (ni muchísimo menos) pero yo al menos no me imaginaba que fueran tan devastadoras para un organismo sano. El bueno de Morgan engorda por días y su salud se resiente a pasos agigantados. Le sube el colesterol, el ácido úrico, su hígado enferma y se convierte en un adicto a la comida basura. Hasta los médicos a los que va acudiendo para controlar esos niveles le dicen que abandone porque está haciendo una barbaridad con su cuerpo.

El documental no sólo se centra en darle el palo gordo a las hamburguesas y refrescos, sino al estilo de vida americano, donde todo tiene que ser cuanto más grande mejor, incluidos los coches, las pizzas, los batidos y los nuggets. El estacazo va para todas las cadenas de comida rápida ricas en grasas saturadas, la propia McDonalds, KFC, Taco Bell, etc... y el poder que la industria alimentaria tiene en la sociedad yankee, introducida sibilinamente en colegios e instituciones públicas, habiendo desplazado a la cocina tradicional.

Lo que repugna y mucho es la manera en que esas cadenas se han propuesto captar clientela futura entre los niños, asociando su comida a regalos, juegos y un payaso, fidelizando a los futuros adultos.


La película gira en torno a una demanda que presentaron dos chicas que habían engordado comiendo en McDonalds y ese el punto desde el que arranca Morgan.

Y ahí es donde está para mi la polémica. ¿Quién obliga a la gente a ir a ese tipo de restaurantes? Me temo que nadie. Entonces, si nadie te obliga, ¿de que te quejas luego si te pones como un cenutrio? ¿Por qué esas demandas? Porque la sociedad america es de un gilipollesco exasperante. Todo les molesta, por todo se sienten indignados y cualquier cosa es demandable. Panda de cretinos. Por esa regla de tres deberían demandar a las empresas cuchilleras porque se cometen crímenes con navajas y no lo advierten en el mango. O demandar a Peugeot o a BMW porque hacen coches con los que la gente tiene accidentes.

Señores chinos, pasen y quedense con lo que quieran, los obesos yankees no son rivales para ustedes como jefazos del mundo mundial.

 

9 comentarios:

  1. Joder, esta película provocó en mi el efecto contrario que debería haber provocado. Cuando acabó tenía unas ganas increíbles de comerme una hamburguesa.

    ResponderEliminar
  2. Este documental es magnífico. Ya no es que el tío engorde mucho o poco, es cómo ves como su estado de ánimo va cambiando y decayendo según come más y más comida basura (igual que se estropea la relación con su novia).

    Y como tú dices, ¿demandar a una cadena porque has engordado? Venga, hombre! Tú tomas las decisiones de lo que haces, por muchos anuncios o mierda que veas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Lo he visto y es súper interesante... ¿Cómo podamos ser así? La vida a veces te lleva, hasta a tragarte tus puros sentimientos con comida. Da mucho qué pensar, tras verlo deberíamos replantearnos muchas cosas en nuestra vida.

    Un saludoOo!!

    ResponderEliminar
  4. El documental lo vi hace tiempo y me parece interesante pero mediocre.
    Sobre lo que dices de la libertad de decisiones, el catetismo americano y el tema de las demandas, no puedo estar más desacuerdo contigo. Pero en la variedad está el gusto.

    ResponderEliminar
  5. Lo previsible era lo que le sucedió (es una comida basura con mucha grasa, aunque me imagino que también habría tenido problemas si decide comer únicamente un alimento -¡por algo dicen lo de la dieta equilibrada!-), aunque para mí lo que realmente tiene mérito es desayunar hamburguesas O.o


    Srta. Kokoro

    ResponderEliminar
  6. Bueno, sobre lo que comentas de las decisiones personales de la sociedad y la injustificación de las demandas, este tipo de empresas te venden cosas que no son ciertas, y al final no deja de ser un engañabobos. La película es muy interesante y entretenida, no creo que se le pueda pedir mucho más al documental.

    ResponderEliminar
  7. Jo, yo comencé a verla alguna vez y no la terminé y la verdad es que nunca me he puesto a la labor, y no por falta de ganas.
    No quiero justificar el que se incluya este tipo de comidas dentro de una alimentación regular pero creo también que es un fenómeno mucho más complejo que el simple 'sino quieres no comes y ya'. Toma en cuenta que en Estados Unidos es casi más fácil encontrar un restaurante de comida rápida que uno de comida regular, y que están llenos de 'ofertas' en que obviamente parece que te dan mucho más por tu dinero. A eso también se suma que en zonas marginales este tipo de sitios han sido refugio de familias con problemas y han quebrado los negocios pequeños de modo que muchas veces es realmente tu única opción para comer, y te vas acostumbrando a que es rápido y llena y está en todos lados. Eso sí, que los estadounidenses demanden por todos y luego encuentren huecos legales como 'a mí nadie me dijo que tragarme cinco hamburguesas al día me iba a hacer engordar' ya es otro problema social distinto.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. la vi en su momento pero no quiero volver a verla porque me encanta en mcdonalds! :P después de ver este docu tardé bastante en volver a comer ahí, pero bueno, con moderación nada hace daño...

    por cierto, has visto ya the avengers? acabo de poner mi reseña, sin spoilers, por supuesto. un beso!

    ResponderEliminar
  9. Hace unos años vi el documenta. Impactante.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.