viernes, 27 de marzo de 2015

GRUPO 7

Título original      Grupo 7
Año       2012
Duración      95 min.
País       España
Director      Alberto Rodríguez
Guión       Rafael Cobos (Argumento: Alberto Rodríguez, Rafael Cobos)
Música       Julio de la Rosa
Fotografía       Alex Catalán
Reparto        Antonio de la Torre, Mario Casas, Joaquín Núñez, José Manuel Poga, Inma Cuesta, Estefanía de los Santos, Julián Villagrán, Alfonso Sánchez, Carlos Olalla, Lucía Guerrero, Diana Lázaro
Productora       Atípica Films / La Zanfoña / TVE / Canal Sur
Niño, ponnos otra ronda que estamos aquí de puta madre investigando en este bar.
Mario, ven, corre, que he pisao una mierda y no me puedo limpiar bien!!!

Sevilla. 1987. La policía ha recibido órdenes de limpiar la ciudad de cara a la próxima Expo de 1992, y que Curro pueda ir correteando alegremente por las bonitas calles sevillanas. Y para ello, encargan al grupo de cuatro policías antidroga con pocos escrúpulos y dudosos métodos que empiecen a dar caña y sobre todo que se vean los resultados, pero no todos tienen la misma visión de su trabajo...



Pues este es un buen ejemplo de que en España también se hace cine policíaco de cierta calidad. Y en este caso el director Alberto Rodríguez se marca una película seria, con empaque ambientada en Sevilla en los años 80 (igual que su gran obra, La Isla Mínima) y que deja un sabor de boca decente.
Los años 80 hicieron mucho daño, incluso en la moda policial de paisano.
En la parte positiva, me encontré una ambientación muy acertada y sobre todo, una vez más, la gran interpretación de ese monstruo que es Antonio de la Torre. Mucha culpa del peso dramático recae sobre sus hombros, y como siempre, está creíble y natural.

También me gustó Julián Villagrán como yonki, al cual al principio me costó trabajo reconocer, y joer, el tío lo hace cojonudamente.

Mario, asustando a una señora que no quería ver su torso desnudo.
Otro cantar ya es Mario Casas, al que sigue costando mucho trabajo tomarse en serio, y que parece que siempre encuentra una excusa para quitarse la camiseta. Eso por no hablar de su dicción. A ver, actores jóvenes, no todo consiste en tener buena presencia y saberse el papel. Interpretar no es soltar el rollo que te has aprendido la noche de antes, interpretar es hacer el texto tuyo, que yo me crea que lo dices sintiéndolo, no repitiéndolo sin sentimiento alguno como un papagayo. Y eso le pasa al bueno de Mario, que seguro que es tu tío de puta madre -tiene cara de buena persona, todo hay que decirlo- pero me pasa lo mismo que con Eduardo Noriega, que no me creo ninguno de sus papeles. La dicción hace mucho, amiguitos.

En resumidas cuentas, una peli que se deja ver bastante bien, con personajes bien definidos, mezclando clases altas y tipos marginales, encuadrados en un ambiente de corrupción de forma muy acertada.

3 comentarios:

  1. Yo antes era una negada del cine patrio, pero poco a poco fui cambiando de opinión y he visto películas buenas. Esta de la que hablas, me gustó. A Mario Casas no lo soporto, me parece mal actor. Antonio de la Torre, está que se sale. Como en todas las actuaciones que hace. Alberto Rodríguez, tuvo muchas nominaciones a los Goya, pero no se llevó ninguno. Aunque con su gran "Isla Mínima" arrasó. Lo cuál me alegré un montón.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Además de la dicción hay otra cosa que es el talento interpretativo, y ni Mario Casas ni Eduardo Noriega lo tienen.
    Vi la peli y no me gustó, tiene buena ambientación y se ve que quisieron hacer algo serio, pero entre Mario Casas y el poco protagonismo que tiene Antonio de la Torre (cuya subtrama con esa tía no me moló) me amargaron la peli.

    ResponderEliminar
  3. Mr. Charly, me la apunto. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.