miércoles, 9 de marzo de 2016

EL HOMBRE ELEFANTE

 
Título original        The Elephant Man
Año         1980
Duración         125 min.
País         Estados Unidos
Director         David Lynch
Guión           David Lynch, Eric Bergren, Christopher De Vore
Música          John Morris
Fotografía           Freddie Francis (B&W)
Reparto         Anthony Hopkins, John Hurt, Anne Bancroft, John Gielgud, Wendy Hiller, Freddie Jones, Dexter Fletcher
Productora        Paramount Pictures. Productor: Mel Brooks
La Pantoja un día que salió de permiso
A finales del siglo XIX, el doctor Frederick Treves descubre en una feria ambulante que una de las atracciones es "El hombre elefante", donde se exhibe como una quimera de feria a un pobre hombre con unas deformidades enormes que hacen que sea visto y tratado como una monstruosidad.

El buen doctor consigue llevarlo a un hospital para tratar de estudiarlo, y allí comprende que bajo esa apariencia siempre se ha escondido un ser humano y que cuando se le empieza a tratar como lo que es -una persona- el resultado es sorprendente y John Merrick -que así se llama- se desvela como un ser amable, inteligente, sensible e incluso refinado.

La fama llega a todos los rincones del Reino Unido, pero las consecuencias no serán las esperadas...
Merrick era un especialista en sombras chinescas

Ya sabéis que Lynch y yo nos retamos a duelos al amanecer bastante a menudo, pero como no soy un tipo rencoroso, decidí darle una oportunidad a una de las películas suyas que me faltaban por ver y que posiblemente es considerada como "menos extraña" que otras de sus obras.

Y esta vez Mister Lynch, tengo que reconocer que usted me ha convencido con esta película.

Y tal vez sea porque es la menos turbadora de cuantas he visto del autor inglés (con permiso de Una historia veradera), en la que menos utiliza recursos oníricos y metáforas visuales tan de su agrado.

La razón principal de esta película es la perversidad del ser humano ante lo desconocido, ante lo diferente y el afán de destruirlo antes siquiera de comprenderlo. Aunque por el otro lado también deja bien a las claras que hay personas bondadosas que hacen que uno recupere la fe en la humanidad aunque sea momentaneamente. Pero también saca uno la conclusión de que si los gilipollas volaran, no veríamos el sol.
El cabrón del circo
La dirección es muy buena y lleva el guión con un ritmo de lo más adecuado, no dejando que el espectador se distraiga.
El uso de la música me ha sorprendido para bien. Acostumbrado uno que está a que Lynch la use como un elemento distorsionador y/o hipnótico, un servidor agradece un uso más común y acertado de la misma.

En cuanto al reparto, lo primero que me llamó la atención es que Anthony Hopkins también fue joven, y que no nació con el pelo blanco ni interpretando a abuelos, viejos maestros, padres de protagonistas o dioses nórdicos con más años que matusalén. Y el tío ya daba muestras de ser un grandísimo intérprete.

Pero el que se lleva la palma es John Hurt, irreconocible bajo el maquillaje para caracterizarle como John Merrick, dota a su personaje de una credibilidad muy alta, con una interpretación nada sobreactuada y consiguiendo que uno se encariñe con el protagonista. Tiene un mérito encomiable porque sus posibilidades expresivas estaban muy limitadas.
¿Lo véis? Hopkins también fue joven.
Como curiosidades, la película está basada en un personaje histórico que vivió en la segunda mitad del siglo XIX en Inglaterra, Joseph Merrick, cuya vida se encuentra bastante bien reflejada en la cinta que hoy nos ocupa, incluso después de su muerte se conservó su esqueleto que hoy se encuentra en el museo del Royal London Hospital. Pueden conocer más sobre este señor pinchando AQUÍ

Esta vez no habrá pelea con Mister Lynch, su película me ha satisfecho bastante, pero ya no pierdo de vista la vieja caja de madera donde guardo mi pistola de los duelos al amanecer...

Y con esta entrada quiero recordar a C. que ayer nos dejaba inesperadamente. Hasta siempre, amigo mío. Ya te estamos echando de menos.

7 comentarios:

  1. Obra maestra absoluta y mi película preferida de David Lynch. Si esta película no te emociona es que eres de piedra.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No la he visto... pero, no sé por qué extraña razón, siempre me ha dado bastante "mal rollo" esta cinta... ni idea!!!!
    - Totalmente de acuerdo contigo sobre el CV de Ed Harris! Qué gran señor!!!

    Un saludOo enorme!!!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Rodi, obra maestra total y de llorar (y con ganas y disfrutando) cada vez que la ves. Es una lástima que Lynch haya optado por ser tan autor y a veces tan parodia de sí mismo porque cuando hace películas más clásicas lo borda.

    ResponderEliminar
  4. Yo también estoy de acuerdo con Rodi. A mí me gustó y emocinó muchísimo. Quizás la vuelva a ver!

    Por cierto, Charly. La peli de mi último post, es Griega. Escogí ese póster porque me gustó.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo con la que está de acuerdo, vamos, que es magnífica y que yo lloro con ver el póster de la película.

    Supongo que sabes que uno de los productores fue Mel Brooks, que no quería aparecer en los títulos de crédito para que la gente no creyera que se trataba de "Las locas aventuras de .... no sé qué pelotas". Eso sí, enchufó en el reparto a su mujer, algo que le agradecemos todos los fans de una actriz tan maravillosa, que protagoniza una de las escenas más emotivas de la película (que ya es decir)

    Totalmente de acuerdo con lo de John Hurt, actor al que amo incondicionalmente, aunque eso me haya llevado a ver castañazos insufribles como "Los crímenes de Oxford" y eso que suele brillar incluso en productos tan flojuchos como "Escándalo" donde protagonizaba las únicas escenas dignas de ser recordadas.

    ResponderEliminar
  6. Mr. Charly, magnifico film, una pieza de arte. Un gran director y un gran elenco. Saludos.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.