martes, 15 de marzo de 2016

PROYECTO NIM

 Título original     Project Nim
Año     2011
Duración     93 min.
País       Reino Unido
Director      James Marsh
Guión       James Marsh
Música      Dickon Hinchliffe
Fotografía       Michael Simmonds
Reparto       Documentary
Productora         Red Box Films / Passion Pictures / BBC Films
Nim, cuando era un monito chiquitín
Nim pidiendo más fabada asturiana
En Estados Unidos en los años 70, un estudio trató de ver si enseñando a un chimpancé legnuaje de signos era capaz de comunicarse. El monete se llamaba Nim, y varias personas dan su testimonio en este documental sobre lo acontecido.

Resulta curioso ver cómo un chimpancé educado desde pequeño entre humanos, enseñándole todas las rutinas de una persona, desde comer, a vestirse o relacionarse con otros puede llegar a socializar como una persona. Aunque más sorprendete es ver la adaptación de Nim y los logros que se consiguieron con él. Fue capaz de aprender un buen número de palabras e incluso comunicarse en cortas conversaciones con sus educadores. Y hasta desarrolló cierta inteligencia.

También refleja el documental los diversos tipos de ambientes en los que Nim fue criado, desde la chica hippie indolente sin ninguna disciplina, la joven que llegó a creerse su "madre", varios profesores cada uno con su personalidad, el director del proyecto, muy implicado en el mismo que también estaba muy implicado en contratar jóvenes universitarias de buen ver...

A Nim le gustaban los gaticos. De ahí salió "Gaticos y monetes"
Después de este documental, estoy más convencido que el ser humano es una especie dañina para el resto de criaturas que viven en el planeta, y no se conforma con ser la especie dominante, sino que intenta que las otras claudiquen ante él. No me gusta que se trate de inducir comportamientos humanos a monos, que en el fondo siguen teniendo su instito, y a la larga ese instinto prevalece y lo único que hace el hombre es tratar de controlarlo y someterlo.

Quiero creer que este tipo de estudios fue fruto de los años 70 y de la afición a los cigarros de la risa y a la ingesta de lsd en abundancia y se les fue de las manos. Hasta llegaban a darle de fumar al pobre. La cosa acabó como el rosario de la aurora.

Desde aquí mi total repulsa al matrato animal.

6 comentarios:

  1. Oí hablar de este documental, pero no lo he visto aún. Así que gracias a tu entrada, lo pongo en mi lista y lo veré en cuanto pueda.

    Un saludo y buen Martes!

    ResponderEliminar
  2. Me la han recomendado mucho, pero acabo de ver "Black fish" y creo que esperaré un poco a que se me pase el disgusto. Tanta crueldad con los animales acaba por quitarte la fe en el ser humano.

    ResponderEliminar
  3. Mr. Charly, en cuanto a su anterior reseña, pues la vi una sola vez, en el cine y no me parecio nada del otro mundo, de hecho algo larga la pelicula; en cuanto a esta, yo tambien me sumo a la total tepulsa contra el maltrato animal, pero lamentablemente existe y lo que muestra la pelicula, algo me dice que aun sigue ocurriendo en nombre de la ciencia, una locura total. Le dejo un saludo y me apunto este titulo.

    ResponderEliminar
  4. No he escuchado ni he visto nada de este documental. Me acabas de dejar perplejo porque es raro que se me escape algo referido al cine. Espero que al menos el chimpancé fuera bien tratado.

    Kiss

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.